ALTERNATIVAS DE PRODUCCIÓN Y CONSUMO DE ALIMENTOS EN CANTABRIA

 

Cartel de convocatoria

 

Es el título del Foro de Debate que tendrá lugar en Santander este sábado 14 de enero, a las 17:00h. Está organizado por la Asamblea de Sistemas Alternativos y participarán agricultores y ganaderos locales, grupos de consumo,asociaciones y cooperativas de distribución, todos de carácter agroecológico.

Según la convocatoria, que reproducimos  fielmente, “en este foro podrás:

  • Informarte sobre la alternativa más conveniente a tus necesidades personales o colectivas para proveerte de alimentos locales y ecológicos.
  • Enterarte de las problemáticas a las que se enfrentan los agricultores y ganaderos de nuestra tierra contado por ellos mismos y la forma en que los ciudadanos podemos apoyarles.
  • Participar en un debate abierto sobre las crecientes dificultades a las que nos enfrentamos para alimentarnos de manera sana para los consumidores y justa para los productores.”

“Acudir a este foro te permitirá poner en un contexto local esas palabras que tantas veces has oído:
desarrollo sostenible, autonomía local, soberanía alimentaria, producción local, grupos de consumo
alternativo, alimentos ecológicos, política agraria común (PAC), organización mundial de comercio
(OMC), transgénicos, agrotóxicos, monopolios, control de precios, comercio justo, cultura rural, etc.”

“No debemos permitir que nuestra salud y las de nuestros hijos dependa de unas pocas empresas
multinacionales e instituciones trasnacionales que son responsables de que 1000 millones de personas
corran el riesgo de morir de hambre cada día en una parte del mundo mientras en la otra la obesidad se
declare la pandemia del siglo 21. No queremos que desaparezcan los pequeños agricultores y ganaderos
por culpa de la globalización de los mercados.¡Porque las alternativas existen, también en Cantabria!”

El encuentro tendrá lugar en el local de la coordinadora cántabra de ONGD (c/ MOnte nº 67 bajo)

¡ES TIEMPO DE SOBERANÍA ALIMENTARIA!

Agricultura para la gente, para la tierra…

Es el slogan de la asociación ecologista Amigos de la Tierra. También ellos se han propuesto explicar de dónde vienen los alimentos y cómo son producidos.  Su batalla fundamental es contra los productos transgénicos, por ejemplo, la soja, que pasan a la cadena alimentaria a veces de modo indirecto, como es el caso de los piensos de las reses. Apuestan claramente por  la agricultura ecológica.

Lo que me ha llamado la atención es su empeño de poner en el centro del sistema a los agricultores y a los consumidores, y no al mercado. Eso es lo que define la sugerente expresión  “soberanía alimentaria”. Ellos lo definen así: “Creemos que es necesario recuperar la agricultura al servicio de la gente, y no de las multinacionales, y que la agricultura debe alimentar las culturas, no destruirlas”. El movimiento de la soberanía alimentaria, , que celebra su día mundial el 17 de abril,  tiene amplia repercusión en muchas partes del mundo.

Frenta  a la falta de transparencia de las grandes empresas, frente a las medidas fuertemente constrictoras impuestas sólo para los que se encuentran en el inicio de la cadena productiva se impone la necesidad de estar en los lugares de decisión y de recuperar el control del que es nuestro medio de vida y el seguro sustento de nuestras familias.

Nos adherimos a esta propuesta de un mercado más racional, más humano y ecológico, sobre todo, que no renuncie a la calidad, aunque sea más cara y que dé a cada uno lo que es suyo. Así lo formulan en su web, los Amigos de la Tierra,  algunos de cuyos informes serán seguramente objeto de más de una entrada en nuestro blog:

“Amigos de la Tierra defiende una agricultura social y sostenible, que garantice una alimentación segura, sana, nutritiva y de calidad. Basada en métodos responsables de producción que promuevan la protección ambiental y el bienestar animal y fomente la conservación de los recursos naturales. Una agricultura que garantice la calidad de vida de los pequeños y medianos agricultores para preservar un medio rural social, ambiental y económicamente viable”.